El frasco de la calma

Siguiendo con la onda Montessori, hoy les traigo el frasco de la calma, muy fácil de hacer.  Lo uso en mis clases de yoga para niños en la fase final durante la relajación y aunque mi hija tiene sólo 2 años lo hice para ella también. La idea es que los niños se relajen y concentren su atención mientras lo agitan y observan  flotar los colores en el agua.

Los materiales son:

  • 1 botella o frasco transparente, preferiblemente de plástico.
  • 4 cucharaditas de escarcha del color que queramos.
  • 1 cucharada de pegante líquido que no sea silicona.
  • Agua tibia.

¿Cómo se hace?

Se llena la botella con  el agua tibia, no hasta el tope para que se pueda agitar. Luego  se echa la escarcha,el pegante y se revuelve con una cuchara. Se cierra bien  y si los niños son muy pequeños se puede pegar la tapa con el pegamento para que no abran el frasco y listo.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s