Dejen la bulla

Que canten, pero bien
Si van a cantar, al menos que tengan buen oído

Con su música a todo timbal, no saben, no conocen la dicha del disfrute discreto. Tienen que pregonar a los cuatro vientos sus gustos musicales, como si a los demás nos interesara. Tienen que expresar sus alegrías o decepciones a todo volumen. Para sus tímpanos no existe un límite de decibeles mesurado. Sigue leyendo

Anuncios

Querido 2018… Mi propósito para el nuevo año

Nuevo paraguas
Nuevo año

Ser sensata me parece un buen comienzo.

Por eso, este año no llenaré mi lista con propósitos que ya en marzo me generan angustia y sé que no voy a cumplir. Este año he decidido proponerme algo real, factible, pero que cambiará mi vida para siempre tal y como la he llevado hasta ahora. Es algo que siempre he fantaseado con hacer, pero diversas circunstancias me lo han impedido. El comienzo de un nuevo año es el momento justo, aquí estoy dispuesta a hacer una variación fundamental que significará una transformación en mi manera de andar por el mundo.

Sigue leyendo

De paseo por el parque

La Villa Roma
Villa Borghese

Es un parque con forma de corazón en el corazón de Roma. El lugar preferido de romanos y visitantes para hacer deporte, picnics, echarse al sol, casarse. He visto no pocas fiestas de matrimonio celebradas en sus jardines y fuentes. Con damas de honor felices y borrachas todas vestidas igual y ya con el peinado chorreado y los tacones en la mano en el ocaso de la fiesta o quizás en su mejor parte. Sigue leyendo

6 cosas que hace un neo yogi

Cuando empiezas a practicar yoga
Nuevos en el yoga.

Muchos hemos pasado por algunas de éstas:

  1. Compras un mat carísimo en material súper resistente, ropa de algodón orgánico que deja libre transpiración, portamat  fabricado por mujeres cabeza de familia en una tienda de comercio justo. Vas a las primeras dos clases y no vuelves más. El mat queda de tapete para tu perro y la ropa orgánica te la pones de piyama. El portamat, tan inútil por sus dimensiones, permanece arrugado en el último hueco oscuro de tu closet.  Sigue leyendo

Requiem por un árbol

Quiero mi ciudad con árboles
Tala de árboles en Bogotá.

Esta mañana al llevar a mi hija al jardín vi que en la cuadra estaban talando unos árboles. Señores con casco, subidos en unos aparatos gigantes como dinosaurios mecánicos estaban allí con sus artefactos afilados decidiendo quién moría y quién vivía. A un eucalipto, por razones del destino o del karma que desconocemos, se le perdonó la vida, sería solo amputado. El otro, también eucalipto, por designios del cosmos de los que somos totalmente ignorantes, fue talado completamente.

Sigue leyendo