Sobre mí

Home » Sobre mí

Soy Vanessa Constaín. Desde que tengo uso de razón, sentí una pasión natural por contar historias y una fascinación por los diferentes medios expresivos para hacerlo: el cuerpo, la voz, la escritura.

Nací en Colombia, pero siempre he estado muy conectada con Italia, mi mamá es italiana. Crecí con un mix de dos culturas, con mi nonna que preparaba la pasta a mano y mis tíos que hablaban durísimo siempre gesticulando. El arte en todas sus formas siempre formó parte de mi casa y mi familia, un ambiente de personas libres y curiosas que siempre nos estimularon a mi hermano y a mí a explorar lo que nos interesaba.

De niña organizaba coreografías y espectáculos musicales para presentar en la sala de la casa y por un buen tiempo formé parte de un grupo de teatro musical infantil con el que nos fuimos de gira por toda Colombia.

Al graduarme del colegio y después de dos semestres de Diseño, decidí estudiar Comunicación Social porque reunía en una sola carrera muchos de mis intereses: la escritura, los audiovisuales, las tendencias artísticas y culturales. Fue la carrera perfecta para mí, además la estudié en una universidad que amé y con la que siento un lazo de pertenencia muy grande.

Desde siempre había hecho danza, sobre todo moderna, y aunque durante los años de universidad había dejado un poco de lado esa parte tan mía, al final de mis estudios, retomé con una gran maestra que me introdujo en el estudio del Pilates como método de entrenamiento.

Al graduarme de la universidad decidí viajar a Italia para hacer una master en producción audiovisual.  Yo, que poco había salido de Colombia, me quería comer el mundo y empezar por la tajada más importante: el país del que habían salido mis abuelos en un barco en los años 50.

En Roma tuve muchos trabajos: niñera, guía turística, asistente de producción, profesora de idiomas.  Durante un tiempo me sentí desubicada, como que mis sueños iban por un lado y mi vida por otro. Trabajando de día en cosas que no me gustaban o no sentía que eran lo mío para pagar los cursos nocturnos de lo que sí quería hacer. Y cuando estaba en una crisis de identidad y desazón, vi un papelito pegado en la escuela de danza en la que tomaba clases: una beca para un máster de teatro en Venecia.

Al mes estaba yo en un tren rumbo a Venecia. En este máster de Comedia del Arte, tuve la oportunidad de explorar muchas técnicas de entrenamiento corporal como el Yoga, el mimo, el teatro físico, el Tai Chi. Fue un despertar especial, experimenté la importancia del cuerpo como primer instrumento de comunicación y sobre todo, entendí de manera clara que no estaba separado de la mente y las emociones. E hice paces con los cuestionamientos que me habían acompañado por tanto tiempo, para escoger un camino de estudio o de vida, en donde siempre tenía dos opciones aparentemente separadas: cuerpo o mente, trabajo físico o trabajo intelectual, blanco o negro. Por primera vez, vi claramente que somos un TODO pleno, lleno de potencialidades. No había que escoger, sino integrar.

En poco tiempo aprendí muchísimo sobre los beneficios de prácticas como el Yoga, el Pilates, el teatro, la escritura, la expression creativa, en la salud física, mental y emocional de los seres integrales que somos.

Terminé el máster y al volver a Roma, me certifiqué como instructora de Pilates Matwork. Ese fue el inicio de un camino grato de compartir con mucha gente toda mi experiencia de lo corporal, pero también de lo artístico y lo mental. Después me certifiqué  en Vinyasa Yoga, Yoga para niños y Barre.

Luego decidí volver a Colombia para compartir toda mi experiencia creativa en el ámbito de la enseñanza y trabajando en diferentes proyectos artísticos como el grupo de teatro Velatropa.

En 2016, un tiempo después de convertirme en mamá empecé un blog. Un espacio digital que reúne todo lo que soy, todo lo que me interesa.

Así nace Mamatúbela.

Quería contar mi maternidad. Quién era yo ahora entre pañales, trasnochos y frustraciones de lactancia. Cómo iba a a hacer para acordarme de quién era yo antes. Encontrar otras mamás que estuvieran pasando por lo mismo y acompañarlas con mis historias.  Reir, llorar, sentirnos libres, auténticas, desesperadas y esperanzadas al mismo tiempo.

Quería un lugar digital que integrara todo lo que me emociona: cuerpo, movimiento, narrativa. Siempre bajo el lente del humor.

En 2018 salió mi primer libro “Aventuras de una super mama” basado en el blog. Mi blog, que comenzó como un ejercicio de constancia, un desfío a la falta de tiempo y representó para mí más trasnochos ya no dando teta, sino escribiendo, fue floreciendo de manera orgánica y natural. Un editor leyó uno algunos de mis posts que alguien compartió en Facebook y me propuso escribir un libro. Algo que pensé solo pasaba en las películas. Una película que se hacía realidad.

Alrededor de Mamatúbela existe hoy una comunidad maravillosa de mujeres y mamás que quieren vivir una vida grata, no perfecta. Que son capaces de reírse de si mismas y apoyarse para sentirse bien en su cuerpo, con su vida, su maternidad y sus emociones.

Mamatúbela crece. Blog, clases online, encuentros en vivo, talleres, ebooks. Quiero acompañarte para que vivas tu cuerpo, tus retos cotidianos, tu maternidad  y tu vida sin darte tanto palo, que te mires bajo el lente del humor y el amor propio y disfrutes de tu versión imperfecta, pero feliz.

!Bienvenida!