Halloween retro

Recuerdos de Halloween
Con mi disfraz de holandesa en Halloween.

Con mi hija compruebo que Halloween ha cambiado. Los dulces que reciben los niños de hoy también han cambiado. El botín recogido en bolsas y calabazas refleja la opulencia de la sociedad contemporánea. Nosotros, en cambio, recibíamos las austeras “bananas”: duras, tiesas, coloradas. Pero Chocolatinas jet? Chocobrakes? Por favor!, ni en nuestros sueños más ambiciosos. Si estábamos muy de buenas nos podía salir alguna banana con relleno: un líquido espeso y hostigante de color incierto.

Sigue leyendo

El hombre increíble

Mi papá y yo
Mi papá y yo.

Un día de hace muchos años, mi papá se despertó asustado.

-Estoy sudando verde.

Se levantó la bota de su piyama de algodón para dejarnos ver sus piernas color queso. Y sí, hacía calor y por ellas corría un líquido de color moho. Por turnos, incrédulos, pasamos la mano por su piel. Primero mi mamá con cara de duda, luego mi hermano y yo con curiosidad genuina. Sigue leyendo

La delicadeza en un Pielroja sin filtro

mi amada abuela
Mi abuela Blanca.

Algunas tardes se sentaban mis dos abuelas a charlar. Si una era un ciclón, la otra era una canción de cuna. Mi abuela paterna era un alma buena, cándidamente y sin proponérselo. Una señora que, no sé cómo, jamás practicó el deporte preferido de muchas mujeres cuando están reunidas: rajar del prójimo y específicamente de las prójimas, las no presentes, obvio. Sigue leyendo

El instinto maternal

De niña nunca fui la Susanita del salón… Más que con Tumbelino, Angelino y los bebés de la época, a mi me fascinaba jugar con las Barbies. Y las Barbies no eran mamás, llevaban unas vidas de glamour que no daba mucho espacio a la maternidad…Creciendo me pregunté muchas veces: el instinto maternal, ¿existía o había que ir a buscarlo, y en dónde? acá les dejo mi video, hoy:

Primeras bandas sonoras de la vida

Influencias musicales de la infancia
Mi prima, felizmente culpable de introducirnos por los senderos del rock.

Mi primera influencia cultural, musical y estética fue mi prima mayor.  Vivía en mi casa, me llevaba 10 años y tenía pecas claritas que con el tiempo se fueron desvaneciendo hasta perderse completamente en la piel. Cuando uno es niño, vivir con una prima, primo,  hermano o hermana mayor no es un detalle de poca importancia; marca la diferencia con nuestros coetáneos y nos marca para toda la vida. Sigue leyendo

Mi Juan Gabriel

Portada del disco Recuerdos II
Portada modificada del disco Recuerdos II

No pegué el ojo en toda la noche. Por algo dicen que no hay peor dolor que el de muela o el de oído. Anoche me gané el de muela que me hizo ver estrellas y otros astros siderales. Enfrenté el dolor pasando por todos los estados: me reproché la pereza de no cargar siempre cepillo de dientes; me pregunté con cizaña  por cuáles enigmas a mi boca no le tocó el privilegio de otras que nunca en su vida llegan saber lo que es una caries; quise hacerme la indiferente, ignorando el cimbronazo intermitente en mi encía, mientras charlaba o lavaba los platos. Pero no pude más y finalmente saqué una cita prioritaria de odontología. Sigue leyendo