Una vieja verde

Una mamá verde
Mi deseo de vivir en el campo llegó cuando me convertí en mamá.

Mi abuela era reacia a visitar fincas, casas de campo, cabañas, cabañuelas, carpas y cualquier edificación rústica en la que el agua no fuera medianamente potable o no llegaran los domicilios telefónicos. No le gustaba ir al campo. Sigue leyendo