40 es…

Vuelta al sol

Ayer festejé mis y pico cañonazos bailables. ¿Se acuerdan de unas laminas de dos muñequitos cabezones y en bola que decían:  «Amor es… » y luego explicaban lo que supuestamente era el amor? Pues acá  va mi versión de estar en la década de los 40.

«40 es…»:

-Haber tenido ya uso de razón cuando circulaban las susodichas láminas.

-Pasar un domingo haciendo maratón de lavadoras y secadoras.

-Hacer mercado en 5 partes distintas porque en uno la verdura es más barata, en otro las cosas de aseo y en otro los granos.

-Saber qué son los granos.

-Hablar con las plantas, no solo mientras las riegas.

-Preferir zapato bajito, discreto y cero agraciado a tacón puntilla matador sexy.

-Pensar que David Summers de «Hombres G» se iba a quedar petrificado en los 20 y echarse a la pena porque lo viste viejo en un video de youtube.

-Abrir tu cartera  y encontrar kleenex y gel antibacterial.

-Cargar siempre paraguas y devolverte desde la portería a tu apartamento si lo dejaste (!).

-Ir a las asambleas de administración y sorprenderte poniendo atención.

-Mirar a los de 20 con compasión y ternura porque ahora sabes qué significa tener tanta belleza y jovialidad, pero sin tener puta idea de cómo administrarlas.

-Ser feliz al ver brillar el kit completo de las cremas Avene en tu mesita de noche 🙂

-Darse ánimos pensando que Vanessa Paradise se sigue viendo regia aunque nos lleva unos cuantos años.

-Tener las ideas cada vez más firmes y las nalgas cada vez más blandas.

-Requerir casi primeros auxilios para recuperarse de una sola trasnochada.

Con todo lo anterior, no cambio mis bien bailadas vueltas al sol, y al calor de un buen café (descafeinado) en  leche (deslactosada) me digo:  feliz cumpleaños a mi!

 

 

Deja un comentario