Mejor que a los veinte

 

Me siento mejor que a los 20
Mejor que a los 20
  1. Le hemos cogido mucho cariño a nuestro cuerpo. La fuerza de la gravedad es inversamente proporcional al autoestima. A los 20 cuando las carnes tensas se mantienen templadamente en su sitio a pesar de la comida chatarra, los trasnochos y excesos propios de la vida loca juvenil, vivimos acomplejadas con nuestro cuerpo, por gordo, flaco, grueso, menudo o perfecto  que sea. Siempre hay algo que no nos gusta. Somos implacables ante nuestra imagen en el espejo. Compasión y clemencia no existen en la mirada de la veinteañera que se ve a sí misma en el reflejo  de una vitrina.  Paradójicamente cuando la fuerza de gravedad empieza a desestabilizar las estructuras sobre las cuales construimos gran parte de nuestro ego juvenil es cuando mejor nos empezamos a sentir con nuestro aspecto físico, sea el que sea. Sigue leyendo
Anuncios

Deliciosas galletas de chocolate y avena: solo tres ingredientes!

Solo tres ingredientes
Galletas  de avena y chocolate.

Estas son unas galletas deliciosas y prácticas porque se hacen rápido y lo mejor: solo tres ingredientes. . Ayer mi hija quería merienda y me acordé de esta receta. Es ideal para que los niños puedan mecatiar y las mamás como yo que somos un poco obsesionadas con que no coman cuanto colorante y conservante hay por ahí, estemos tranquilas. Son perfectas para esas personas que hacen ejercicio y necesitan energía o para cualquier  amante del chocolate. Sigue leyendo

Los talentos de los hijos

Los hijos tienen sus propios gustos
Los hijos tienen sus propias pasiones

Durante la mayor parte del embarazo pensé que tendría un hijo hombre. En la primera ecografía me habían casi asegurado que el sexo era masculino y los antojos que me dieron embarazada eran los mismos que le dieron a mi mamá cuando estaba embarazada de mi hermano, no de mí. Mi barriga era muy redonda y según la sabiduría de vecina de la esquina era barriga de hombre.  Durante varios meses imaginé y visualicé mi vida con otro hombre en la casa, empecé a seguir las cuentas en instagram de blogueras que tenían hijos hombres y cuando ya estaba con la película montada me confirmaron que sería una niña. Sigue leyendo

Las mujeres y el pelo

En la fiesta
En la fiesta con el trasquilado.

Hace unos meses me dio por experimentar unas sopas orientales que vi en internet. Compré todos los ingredientes y me metí en la cocina a probar. Mientras metía los fideítos en el agua escuchaba las risas de mi hija en la tina, mi esposo la estaba bañando. Oí que salieron y jugaban sobre la cama a las cosquillas mientras  él le ponía la piyama y veían Frozen. Sigue leyendo

¿Por qué hacer yoga con tus hijos?

Un momento yogi mamá e hija
Haciendo yoga con mi hija.

Sinceramente: porque sola no te dejan! 😉

Entonces ya que apenas te ven poner el mat en el suelo vienen corriendo para montársete encima y abrazarte las piernas, qué mejor que aprovechar ese deseo de ellos por jugar contigo para hacer algunas posturas sencillas. No serán las secuencias más difíciles , pero créeme que tu cuerpo agradecerá así sean 10 minutos de práctica. Sigue leyendo